NI BARBIE NI MONSTER HIGH. NOS QUEDAMOS CON LAS KOKESHI

¿Todavía no conocéis a las muñecas kokeshi? Aquí están:

PUBL

Una vez más el arte japonés nos trae algo nuevo. Bueno, más que nuevo yo diría diferente, ya que el origen de estas muñecas se remonta a unos 200 años. Es algo nuevo para mí, eso sí.

Esta tradición comenzó en el norte de Japón, y poco a poco se fue extendiendo por todo el país. Al igual que ocurrió con las bolas Temari, existen distintos tipos de kokeshi ya que en cada zona son particulares en su forma de hacerlas y decorarlas.

Sus características comunes son que,tradicionalmente,están hechas de madera, principalmente castaño, y se componen de un tronco simple y una cabeza redonda. No tienen ni pies ni manos y la decoración es muy sencilla, siendo un diseño de flores lo más común para pintar el cuerpo. Estas que vemos ahora son un claro ejemplo:

Parece ser que comenzaron a venderse como recuerdo para los turistas que visitaban las aguas termales de la zona. Los carpinteros, con la madera sobrante y su gran maestría al torno, comenzaron a fabricarlas y ganar así algo de dinero. Esta madera siempre iba barnizada.

Todo esto que he escrito es principalmente sobre las kokeshi tradicionales, ya que podemos encontrar, especialmente a partir de la segunda guerra mundial, muchas innovaciones en cuanto a las muñecas. De hecho, reciben distintos nombres si son tradicionales (Dento kokeshi), nuevas (Shingata Kokeshi) o creativas (Sosaku Kokeshi).

Las kokeshi creativas parten del artesano que la hace a su propio gusto o también al gusto de la persona que la encarga, admitiendo así todo tipo de variaciones. Van incorporando brazos, o al menos las mangas del kimono, pelo y distintos adornos en él,etc.

Las más antiguas, estaban sencillamente decoradas con colores tradicionales: amarillo, rojo, morado. Otro detalle es que no está muy claro el significado de su nombre, pero creo que el más acertado es el de ‘pequeño fruto de la amapola’, por el parecido de la cabecita redonda con dicho fruto.

Puede que la gracia de su éxito es que todas tenían una cara diferente y podían estar sonriendo, alegres, pensativas, dormidas… en cualquier caso, se les supone siempre un espíritu positivo. Esto me ha hecho recordar a las muñecas Repollo (Cabbage Patch Kids) que eran también todas diferentes y que fueron un auténtico bombazo en los años…bueno, hace muchos (yo regalé una).

Antes era un arte que se iba transmitiendo de padres a hijos. Hoy en día es un regalo tradicional, un gesto, de los padres a las hijas. En mi opinión es bonito no olvidar las tradiciones, sin resistirnos a lo nuevo y dando paso a la innovación.

Su éxito ha hecho que algunas marcas hayan fabricado una serie de kokeshi llamadas kimmidoll de gran éxito entre las niñas. La colección se compone de muñecas diferentes todas con una base común.

Todo esto más o menos a partir de lo más tradicional o conservando un poco la tradición, pero ya podéis imaginar que el encanto de la kokeshi no podía quedarse ahí, en ellas mismas, y así encontramos su espíritu de muchas formas. Por ejemplo, llegando a las galaxias:

Es gracioso que entre ellos no esté la princesa Leia. Y también llegan al mundo de los superheroes:

O algo más japonés, los ninjas:

Además, encontramos miles de dibujos con la foma de la kokeshi:

Y si la innovacion en el diseño es clara, también lo es en el material. Además de plástico, las podemos encontrar por ejemplo de crochet: Las kokeshi amigurumi.

 

Este tipo de muñecas de crochet, tanto con forma de kokeshi como con otras formas, tienen mucha fama y multitud de seguidores en todo el mundo. En estos casos,por tanto, es fácil encontrar patrones y explicaciones en Internet sobre cómo hacer una kokeshi amigurumi.

Bueno, esto será fácil para aquellos de vosotros que sepáis. A mí me suena a chino. Mejor dicho, a japonés.

Y también es fácil verlas en tatuajes:

Y, por su sencillez y encanto, es también común encontrarlas en labores de patchwork:

¿A qué niña no le gustaría tener su cama tapada con una colcha así?

Es decir, que admiten un sinfín de posibilidades.

¿Cómo descubrí las kokeshi?

Nunca había escuchado este nombre, kokeshi, hasta que vi una entrada en Google + de la artista Ysnelda Solano.

Ya el nombre me resultó curioso. En su blog (ysneldasolanohechoamano.blogspot.com) nos explica cómo las hace con masa. Son verdaderamente graciosas.Me resultó realmente interesante saber de donde partía Ysnelda y a partir de ahí comencé a investigar un poco hasta que, finalmente, decidí escribir esta entrada. Merece la pena visitar su blog.

 

Creo que la sencillez de las kokeshi es su principal arma. No sé por qué. Especialmente las tradicionales de madera tienen un encanto especial. Por eso, la última foto que ponga en la entrada será de alguna de ellas. Creo que en todo lo verdaderamente artesano encontramos que lleva parte del artista, que tiene una cierta vida, una parte del alma de alguien.

Espero que os haya gustado.

22/02/16

Mi aventura con las kokeshi no había terminado aun. Aquí os dejo el enlace de una nueva entrada sobre estas ‘queridas amigas japonesas’.

https://papeldecestawordpress.wordpress.com/2016/02/22/mi-odisea-con-las-kokeshi/

Fuentes

japonismo.com

unajaponesaenjapon.com

culturacolectiva.com

wikipedia

imágenes de Google

PUBL

Anuncios

4 comentarios

  1. […] NI BARBIE NI MONSTER HIGH. NOS QUEDAMOS CON LAS KOKESHI […]

    Me gusta

  2. Que linda entrada!! Conozco este tipo de muñecas hace bastante, incluso le puse de nombre Kokeshi a una de mis perritas, pero no sabía en profundidad su historia. Gracias por compartir!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: