UN CAPRICHO

Pues por ejemplo, éste: el Capricho de Cotrina.

Porque así se llama esta maravilla arquitectónica que empezó a construirse en 1989. Su creador, Francisco González, la comenzó tras escuchar el deseo de su hija de tener una casa distinta, como de cuentos. Y él se lo tomó al pie de la letra.

Ubicada en los Santos de Maimona (Badajoz), el albañil profesional decidió construir este ‘capricho’ sin conocer la obra de Gaudí.

Con 183 metros cuadrados y aun sin terminar, se levanta con un claro estilo modernista asombrando a todos los que pasan por allí.

Con ladrillo, cemento y caliza, van surgiendo las formas que van ricamente vestidas de mosaicos de colores. Todo en una mezlca de curvas que van arriba y abajo formando figuras.

Bellamente asimétrica, su creador la ha levantado él sólo “ladrillo a ladrillo” y afirma que le gustaría, una vez acabada, vivir algún tiempo en ella.

Incluso los bocetos merecen la pena contemplarse:

Pasear por su interior es viajar a un mundo de cuentos. Los colores y las formas de la naturaleza inundan sus estancias.

No dejéis de visitarla si tenéis oportunidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: