AL FINAL DE LA ESPIRAL

Una espiral no es siempre una espiral. Aunque se trate de dar vueltas y más vueltas, al final no siempre sale lo mismo. Si no, un ejemplo:

El artista nacido en Singapur Chan Hwee Chong basa su técnica en una sola línea. Sí, así como suena.
La hoja de papel en blanco, coloca el bolígrafo en el centro y… a dar vueltas.
Algunas de las obras maestras de la pintura más conocidas aparecen como por arte de magia al final de la espiral.
Realmente es increíble cómo puede lograr tal efecto, proporcionando distintas tonalidades al marcador de modo que luego aparezca la figura.
Incluso he intentado buscarlo como fraude, sin éxito.

En el siguiente vídeo se puede ver cómo realiza una de sus obras. Si no lo veo, no lo creo.
(vogazine’s channel)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: