AQUI NADIE NI NADA PASA FRIO

Para eso tenemos el ‘yarn bombing’;

Se sacan las agujas de punto, los ovillos de lana y se pone uno a tejer. Nos hacemos la idea de una bufanda muy larga muy larga… porque a veces lo que necesitamos tapar es bastante grande.

Lo que en principio parece que nació como un modo de protesta, se ha convertido en una moda que aporta color y alegría a las calles de las ciudades.

 

Tiene sus origenes sobre el 2004 y posee la ventaja, a diferencia de los graffiti, que no estropean el mobiliario urbano.

Encontramos este movimiento por todo el mundo, y se han fundado numerosos clubs de yarn bombing.

¿Cuál es nuestra reacción ante este tipo de arte? En cualquier caso, seguro que nos saca una sonrisa.

 

Pero, ¿podemos envolver con nuestros tejidos todo aquello que queramos en nuestra ciudad? Pues, el caso es que no es una actividad legal. Pero en realidad tampoco está dentro de la ilegalidad.

Parece ser que una tejedora estadounidense, Magda Saveg, hizo un tejido para la puerta de su negocio y ese fue un punto de partida para el yarn bombing.

En Londres, Lauren O’Farrrell tejió una bufanda que colocó a los mismísimos leones de la plaza de Trafalgar. A partir de ahí comenzó la primera comunidad que se conoce: Knit the City.

Así que ya sabéis: si os gusta tejer pero ya estáis cansados de chalecos, bufandas y gorros para la familia y amigos, no os olvidéis que la calle es grande y hay mucho que cubrir. Con imaginación y lana, es suficiente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: