BUSCO PISO

Si estás buscando la casa de tus sueños, aquí tienes algunos ejemplos para que te vayas haciendo una idea de cómo podría ser.

Ni planos ni nada. Lo mejor es verlo en maquetas. Y qué mejores maquetas que las casas de muñecas.

Las casas de muñecas tienen sus orígenes en el siglo XVI en el norte de Europa desde donde se fue extendiendo al resto y más tarde a Norteamérica. La casa de muñecas más antigua que se conserva actualmente representa una casa de Nuremberg y data de 1611.

Es curioso que en un principio no se construyeron como juguete para los niños. Eran principalmente objetos decorativos.

Según cada país, la casa realizaba una función distinta: mientras que en Holanda se llenaba de piezas de coleccionista (cerámicas) en Alemania a menudo tenían una función didáctica enseñando a las niñas a cómo ser unas buenas amas de casa.

En España, la burguesía las poseía como signo de prestigio y reputación en la sociedad.

Llenado la casa de miniaturas se conseguían verdaderas maravillas dispuestas a ser admiradas por el invitado a la casa.

Pero lo mejor es que nos inspiremos en aquellas que, por un motivo u otro, son reconocidas:

 

Entre las más famosas del mundo se encuentra la casa de Colleen Moore: el castillo de las hadas.

Llega a tener alfombras en miniatura de piel de oso. Incluye más de 2000 miniaturas en las que participaron, entre otros, Walt Disney.

 

Artistas de la joyería de Beverly Hills, artesanos chinos, especialistas en iluminación… todo parecía poco para esta obra de arte. Actualmente se puede contemplar en el museo de ciencia e industria de Chicago.

Los detalles son increíbles.

Nos vamos ahora a Amsterdam a visitar la casa de Petronella Oortman.

Puede verse en el Rijksmuseum y ya en su tiempo se hizo tan famosa que recibía visitas.

Del siglo XVIII, la rica propietaria encargó todo a escala exacta.

Petronella gastó tanto dinero en la casa que podría haber comprado una verdadera de lujo. Resultó muy costosa, empleando en su fabricación a encuadernadores, ebanistas, plateros, vidrieros, pintores…

Otra casa digna de ser mencionada es Tara’s Palace.

Se encuentra en el Museo de la Infancia, en Irlanda. Construida tras varios años de arduo trabajo, es actualmente la gran atracción del museo.

Además de por las miniaturas que contiene (la cantidad de cuadros es asombrosa) destaca por su decoración en techos y paredes así como por la dificultad de la maqueta.

Y, sin abandonar las islas, merece la pena mencionar la casa de muñecas de la reina Mary.

La ‘casita’ de la abuela de Isabel Ii comenzó a construirse en los años 20 del siglo pasado. Cientos de artesanos trabajaron en ella.

dolls-house-bw

Cinco metros de altura donde podemos encontrar biblioteca con libros, suelos de mármol, jardines.

Se exhibe en Windsor y la casa cuenta con electricidad, agua corriente… todo funciona.

Seguro que tras ver estos ejemplos alguno de vosotros ha decidido que las casas de muñecas son un hobby perfecto. Así que si queréis empezar a lo grande y no os importar gastar lo que haga falta, aquí os presento la más cara del mundo: Astolat dollhouse.

Por unos 8 millones y medio de dólares podéis empezar vuestra colección. Tampoco es para echarse las manos a la cabeza. No es tan cara si tenemos en cuenta que en sus casi 30 habitaciones se disponen cubiertos de plata, libros antiguos, objetos de oro, joyas…

La experta miniaturista Elaine Diehl fue la encargada de su diseño y construcción para la cual contó con artistas de muchos países. Se tardó más de una década en terminarse y se fueron añadiendo objetos continuamente. Se exhibe actualmente en Estados Unidos por primera vez.

 

 

Bueno, si ahora mismo la cosa no está como para tirar la ‘casa’ por la ventana, podemos recurrir a algo más baratito.

Tampoco es esto, ¿verdad? Bueno, continuaré buscando hasta que encuentre la casa adecuada para comenzar esta afición.

Sin duda, un gran arte el de la miniatura. No se trata sólo del concepto de la casa en sí sino del trabajo tan difícil del miniaturista para conseguir esos detalles que hacen de la obra un mundo ‘liliputiense’ ante nosotros.

Un mundo apasionante del que seguramente descubriremos mucho más. Me gustan mucho las miniaturas pero nunca me había adentrado como hoy en este mundo fascinante. Creo que seguiré investigando. Espero que igualmente os haya gustado.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: