TODO SOBRE LOS MANDALAS

Su nombre, de origen indio, significa ‘círculo’, ‘aquello que rodea a un centro’.

Resultado de imagen de mandalas con quilling

PUBL

Con esta definición, vamos suponiendo que son algo más que dibujitos de colores. Son representaciones del mundo, tanto interno como externo.

Ya sabéis cómo son, pero por si acaso señalamos aquí que son representaciones generalmente simétricas y circulares que tienen un gran simbolismo espiritual. Han sido objeto de numerosas explicaciones y comentarios, porque son representativos del cosmos, de la perfección, de los ciclos de la vida, del yo-interno…

Vamos a verlo en varios apartados:

1. Mandalas como técnica de relajación

2. Colorear mandalas

3. Los colores y las formas

4. Nuestro propio mandala

5. Mandalas para niños

6. Mandalas artísticos. Otros tipos de mandalas

7. Mi experiencia con los mandalas

8. Fuentes

 

  1. Mandalas como técnica de relajación

Dibujar y colorear mandalas ha sido desde antiguo un modo de expresar nuestra creatividad. Al concentrarnos en colorear un mandala nos metemos en ese círculo de lo absoluto. El mandala es toda nuestra persona, y vamos desde lo más interno de nuestro ser a lo más superficial o, al contrario, comenzamos el viaje desde lo más intimo hasta nuestro exterior. Ese interior que, en el círculo es equidistante de todos los puntos del exterior.

Para todos aquellos a los que les guste todo este universo, les diré que a los mandalas se les atribuyen numerosos beneficios; no sólo nos ayudan a relajarnos (y disminuir cualquier tensión nerviosa o situación de estrés), sino que nos protegen de energías negativas, atrayendo la positiva y nos inunda de armonía. También se les atribuyen poderes en la actuación sobre los distintos órganos del cuerpo, dependiendo de los colores que utilicemos y las figuras que coloreemos.

Yo no sé si todo esto será verdad, pero sí que es cierto que colorear un mandala te relaja. Primero empiezas a colorear deprisa, más atento a la gama de colores que vas a poner y a ver cómo te va a quedar y luego, poco a poco, vas viendo cómo coloreas más despacio y liberas tu mente sin concentrarte más que en lo que estás pintando en ese instante. Supongo que todo depende del día. Pero merece la pena probar.

2. Colorear mandalas

Primero, hay que escogerlo. Si no vamos a dibujarlo antes, sólo nos queda buscar aquel que queremos colorear. Como podemos encontrar infinidad de ellos en Internet, no tendréis problemas en elegir aquel que os va bien en ese momento. Si acaso nos resulta difícil elegir es porque seguro que encontramos muchos que van bien con nuestro estado de ánimo en ese instante.

Os dejo el enlace de Google imágenes para que podáis ver alguno y elegir si os apetece:

https://www.google.es/search?q=mandalas+para+colorear&espv=2&biw=1280&bih=685&site=webhp&source=lnms&tbm=isch&sa=X&sqi=2&ved=0ahUKEwiR0vOKsLDKAhVL2hoKHWroBO8Q_AUIBigB

Una vez que lo tenemos, un lugar tranquilo sería lo mejor. Preparamos nuestros materiales, observamos el mandala y comenzamos.

Cualquier tipo de material sirve. Haremos el mandala con más o menos sutileza según nos lo pida el cuerpo. Los rotuladores son una buena opción, al igual que los lápices de colores. Las acuarelas nos piden más concentración. Esto dependerá de cada uno.

 

Hay quien dice que se debe empezar desde fuera hacia dentro, avanzando de este modo hacia nuestro interior. También he leído lo contrario. Creo que se debe ir desde donde y hacia donde se quiera. Porque hay que pintarlos de manera intuitiva, dejándonos llevar en cierto modo.

Por eso no importa ni por donde empecemos ni las combinaciones de colores que usemos. Es importante no tener este tipo de límites o restricciones al comenzar a pintar nuestro mandala.

Cuando he pintado alguno, lo he hecho desde dentro hacia fuera. Y creo que, en este momento, lo seguiría haciendo así. Seguro que esto tiene mucho significado…

Ahora, me gustaría decir algo muy importante. Por lo menos, para mí lo es: no hay que tener prisa por hacerlo. Si un mandala no se acaba, se para y se deja. Hay que parar de colorear cuando uno sienta que tiene que hacerlo. Y la próxima vez que queramos colorear, lo retomaremos o no. Si nos apetece comenzar otro mandala, eso haremos. Creo que esto es muy importante, ya que no se trata de completar una obra artística y por eso no podemos sentirnos inacabados si el mandala no se colorea en su totalidad. El objetivo es colorear hasta que lo necesitemos. Y, el siguiente día, nuestro estado de ánimo será distinto y por tanto necesitaremos un mandala distinto. Tened en cuenta estas palabras.

3. Los colores y las formas

Esto realmente no debería importarnos a la hora de colorear nuestro mandala. Pero es curioso saber por qué utilizamos tal o cual color y por qué pintamos sobre tal o cual forma.

He encontrado estos valores para los distintos colores:

  • azul: satisfacción, seguridad, tolerancia, paz.
  • naranja: confianza, actividad, energía
  • gris: renovación, sabiduría, calma
  • rosa: comunicación, imaginación, dulzura, amistad
  • añil: control, sabiduría, autoridad, intuición
  • dorado: sabiduría, lucidez
  • blanco: pureza, iluminación, perfección
  • amarillo: libertad, luz
  • negro: ignorancia, misterio, muerte
  • violeta: transformación, imaginación, magia, melancolía
  • verde: voluntad, naturaleza, equilibrio, esperanza
  • rojo: pasión, fuerza, impulsividad

Y las formas:

  • estrella: libertad
  • cuadrado: equilibrio
  • círculo: lo absoluto
  • triángulo: cambio
  • corazón: unión
  • pentágono: los cuatro elementos y el cuerpo humano.
  • cruz: los puntos cardinales. Los caminos a tomar.

4. Nuestro propio mandala

Para aquellos que no se conforman con colorear y que quieren crear un mandala propio, les digo que no parece tan difícil. No lo he intentado.

Voy a hacerlo paso a paso y voy tomando fotos. Lo hago con el lápiz más fuerte para que se vea bien. Al final hay que borrarlo. Sólo necesitamos papel, lápiz, regla, goma y un compás.

Hay que partir de un cuadrado. Dibujo las diagonales y medianas.

WP_20160117_001 WP_20160117_002

En ese cuadrado dibujamos con ayuda de un compás todos los círculos concéntricos que queramos.

WP_20160117_003

También podemos dibujar todos los diámetros que nos convengan. Se trata de dividir el círculo en tantas partes como nos guste.

WP_20160117_004

Y todas aquellas líneas simétricas que nos parezcan. Formamos cuadrados por ejemplo.

WP_20160117_008

Me parece que me estoy pasando, pero voy a seguir. Ahora se trata de ir dibujando distintos motivos e ir repitiéndolos simétricamente. En el mercado podemos encontrar distintas plantillas para dibujar mandalas. Yo lo voy a hacer a mi aire a ver que tal.

WP_20160117_010 WP_20160117_011 WP_20160117_012WP_20160117_013 WP_20160117_014 WP_20160117_016

Bueno, creo que se me ha ido un poco la pinza. Bastante exagerado. Para ser la primera vez no está mal. Ahora tendríamos que repasarlo con bolígrafo o rotulador y luego borrar el lápiz.

WP_20160117_017

He rotulado una parte para que se vea cómo puede quedar. El rotulador era muy gordo y no me ha quedado muy fino. La próxima vez tendré más paciencia. Pero como intento, no está mal.

Este mandala tan lleno de detallitos seguro que quiere decir algo de mi estado de ánimo o de mi forma de ser. Mejor no quiero saberlo.

5. Mandalas para niños

Son numerosos los estudios que indican la conveniencia de colorear mandalas en el caso de los niños.

En pocas palabras, los efectos que pueden tener sobre ellos:

  • desarrollan las actitudes creativas
  • ayudan a la formación de la inteligencia
  • desarrollan la originalidad de sus ideas

Es decir, que podemos considerarlos:

  • medios de promoción del aprendizaje
  • medios de comunicación
  • medios de expresión
  • técnicas de relajación
  • medios de superación de situaciones emocionales negativas

Esto son solo unas pocas palabras. Pero ya véis lo beneficioso que puede resultar si vuestros hijos se ‘entretienen’ pintando un mandala. No tienen por qué saber dibujar, ni tienen por qué acabarlo. Ese rato que pinten es el que cuenta.

En Internet encontramos muchos dibujos para niños. Dependiendo de la edad, así será su dificultad. Pero que elijan ellos. Os dejo el enlace de Google donde encontraréis modelos de mandalas para vuestros hijos.

https://www.google.es/search?q=mandalas+para+ni%C3%B1os&espv=2&biw=1280&bih=685&tbm=isch&tbo=u&source=univ&sa=X&ved=0ahUKEwj8rOLrsrDKAhVDfxoKHf9-B2MQsAQIHg

6. Mandalas artísticos. Otros tipos de mandalas.

Por supuesto, siempre encontramos quien hace del mandala una obra de arte. Y son verdaderamente una maravilla poder contemplarlas.

Pero, además, no sólo en el papel se desarrollan los mandalas. Hay artistas que unen a todo este mundo que conllevan los círculos el uso de diferentes técnicas y materiales. Vamos a ver algunos ejemplos.

  • hilo: son muy bonitos y fáciles de hacer. Se pueden convertir en un precioso objeto decorativo. A partir de unos palitos, solo tenemos que ir enrollando los distintos hilos de colores. Hay muchos tutoriales que nos enseñan las distintas técnicas.

  • crochet: lo he descubierto por casualidad, y la verdad es que son muy bonitos.

 

  • piedras: trabajo en el que destaca la australiana Elspeth McLean. Ya hice una entrada en este blog al respecto. Muy bonito.

https://papeldecestawordpress.wordpress.com/2015/11/01/piedras-pintadas-mandala/

  • tierra: llevando el mandala a uno de los cuatro elementos.

  • flores: Kathy Klein es una artista destacada en este apartado. Haré también una entrada en el blog refiriéndome a ella.

 

  • frutas:

  • beading: con cuentas y abalorios se crean bellísimos mandalas.

  • en mosaico:

  • Cristales: la artista Suzan Drummen reúne cristales y vidrios de colores y forma mandalas en los que involucra su propio cuerpo.

  • tridimensionales: como si quisiéramos ir más allá de nuestro espacio.

  • arena: hay que destacar el trabajo con grano de arena de colores que hacen los monjes tibetanos. Estos magníficos trabajos son santificados y finalmente destruidos. Sí, una pena. Pero así expresan el desarraigo de lo material, de todo lo de este mundo.

 

  • Quilling:

Resultado de imagen de mandalas con quilling

Resultado de imagen de mandalas con quilling

El quilling nos da la posibilidad de realizar múltiples formas para la elaboración de los mandalas. Desde espirales, flores, líneas quebradas…

Resultado de imagen de mandalas con quilling

Resultado de imagen de mandalas con quilling

La combinación de colores junto a las distintas formas provoca que se consigan trabajos tan magníficos como estos:

Resultado de imagen de mandalas con quilling

Resultado de imagen de mandalas con quilling

Resultado de imagen de mandalas con quilling

Resultado de imagen de mandalas con quilling

Resultado de imagen de mandalas con quilling

Resultado de imagen de mandalas con quilling

7. Mi experiencia con los mandalas

Aquí dejo las imágenes de algunos mandalas descargados de internet y que luego he coloreado.

WP_20160223_005

WP_20160223_004

WP_20160223_006

Descargué estas y otras imágenes no para mí, sino para los usuarios del centro de salud mental donde trabajo. Es un recurso residencial donde viven personas con trastorno mental grave, especialmente esquizofrenia. Así que, como una manualidad o taller más, imprimimos los mandalas para colorear un rato y ‘quitarlos’ de la tele por lo menos durante algunos minutos.

WP_20160301_001

1

El resultado ha sido mucho más del esperado. Los dibujos que se suponían que podrían ‘entretenernos’ un rato se han convertido en un momento del día donde algunas de estas personas, junto a monitores, nos sentamos un rato con la radio de fondo y coloreamos mientras escuchamos algo de música.

WP_20160301_002

2

Poco a poco te vas metiendo en el dibujo, relajándote y dejándote llevar junto a la compañía de otras personas que hacen lo mismo que tú, a tu lado. Incluso quien no quiere colorear ese día, se viene a la mesa y lee una revista o simplemente ve cómo lo hacen los demás.

WP_20160301_003

3

Por tanto, he comprobado que es verdad que es una actividad sumamente tranquilizadora. Creo que la atención a los colores desvía tu mente de aquellos problemas que te rondan en la cabeza. Por lo menos, por esos momentos. Es una actividad muy fácil de hacer en compañía. Creo que para comenzar, es mucho mejor hacerla en compañía y vencer así el tabú de emprender una actividad que en principio parece destinada a niños y que probablemente muchas personas no hacían desde que iban al colegio.

WP_20160301_005

4

Y otro detalle curioso es ver cómo evolucionan los dibujos: los primeros mandalas se colorean de una forma y cuando ya llevas algunos más, el interés por colorearlos distintos va cambiando y nos interesamos por crear sombras, combinaciones de colores, combinar distintos tonos del mismo color, etc.

WP_20160301_006

5

Los tres primeros mandalas (1 a 3) corresponden a los coloreados por una usuaria. Se puede ver la evolución desde el dibujo con pocos colores y lleno de espacios en blanco al tercero con una combinación de colores completa y compleja.

WP_20160301_004

6

Los tres siguientes (4 a 6) corresponden a los coloreados por una monitora. En ellos se ve igualmente la evolución desde un coloreado simple y liso a una figura compleja con uso de distintos tonos para un color.

Y aquí está el final. Un mural con todos los mandalas coloreados por los usuarios y que ahora ‘luce’ en una pared de la escalera del centro de trabajo y donde todos pueden verlo.

WP_20160422_001

WP_20160422_002

————————————————-

Creo que, más o menos, hemos dado un buen repaso al mundo de los mandalas. Espero que os hay interesado, al menos en algún aspecto. Si a partir de aquí os animáis a colorear alguno, habrá valido la pena escribir esta entrada.

No quiero llenar esto de enlaces y vídeos. Creo que os será muy fácil encontrar tutoriales a vuestra medida y toda aquella información de más que necesitéis. Y, en realidad no hace falta nada. Sólo hay que coger el dibujo y comenzarlo libremente. Y dejaros llevar…

WP_20160228_002

8. Fuentes

berzinarchivo.com

comunidad.escolar.pntic.mec.es

guioteca.com

pensamientoconsciente.com

escuelaenlanube.com

wikihow.com

wikipedia

Google imágenes

 

PUBL

 

 

Anuncios

3 comentarios

  1. Me ha encantado tu entrada, muchas gracias por la información aportada y… otra cosa: nada mal tu intento de dibujar un mandala propio.

    ¡Saludos!

    Me gusta

  2. Muchas gracias. La próxima vez lo haré más tranquilo. Jajaja. Me alegro que te guste la entrada.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: